La procesionaria de los pinos: Cómo combatirla

Procesionaria del pino

La procesionaria del pino es una polilla nocturna llamada Thaumetopoea pityocampa, pero como se suele observar es en su fase de oruga. Es un insecto de distribución mediterránea, de color gris, y muy habitual encontrarlo en los pinos y otras coníferas. Cuando su número aumenta demasiado se considera un gran problema para los bosques, la salud y el turismo. Además, es considerada la plaga forestal más extendida.

En España, es muy habitual encontrarla, pero en condiciones normales se encuentra en equilibrio con los bosques de pinos de forma natural. En ocasiones, debido a las condiciones climáticas o acciones humanas, se pueden producir desequilibrios en su población, lo cual provoca una mayor densidad, por lo que se deben tomar medidas para intentar reducir su número, y así evitar fuertes defoliaciones en los bosques y minimizar los riesgos para las personas, debido a que estos insectos contienen pelos muy urticantes.

Ciclo biológico de la procesionaria del pino

Como todas las mariposas y polillas, su ciclo de vida consta de 3 fases: larvaria, crisálida y adulto. A finales de verano, las hembras adultas ponen entre 120 y 300 huevos sobre las hojas de los pinos, eclosionando las larvas a los 30 o 40 días, durante el otoño.

Con el frio, se agrupan en la parte más soleada del árbol en unos bolsones muy típicos de color blanco, que realizan con seda segregada por ellas mismas. Estos insectos se desplazan a otros árboles en busca de alimento los días más templado, pero siempre que lo hacen van en fila de una en una, siguiendo las feromonas que desprende la anterior a modo de procesión, lo que les da su nombre de procesionaria. Una vez que se han alimentado, vuelven al nido a refugiarse siguiendo sus pasos y en procesión.

Entre enero y marzo, una vez que se han completado las 5 fases larvarias, las orugas vuelven a bajar al suelo en forma de procesión, para buscar un lugar donde enterrarse y formar un capullo, donde se desarrolla la crisálida, la cual se transformará en polilla, ya entrado el verano.

No todas las crisálidas se transformarán en polillas ese mismo verano, depende de la cantidad de alimento disponible y las condiciones ambientales, pueden pasar hasta 6 años en forma de crisálida esperando las mejores condiciones para su supervivencia.

Época de la procesionaria del pino

El comportamiento de estos insectos depende, en gran medida, de las condiciones climáticas en las que habitan, por lo que dependiendo de la zona en la que habiten, será más frecuente ver los en unos meses u otros.

Por lo general, entre febrero y abril las orugas abandonan los nidos o bolsones para encontrar un lugar donde enterrarse, formando una procesión de varios metros de longitud, lo que supone un momento de gran accesibilidad para los humanos y mascotas.

En estas fechas es muy importante evitar salir a bosques con pinos o cedros, en especial si se va acompañado de niños o mascotas que puedan entrar en contacto con estos insectos fácilmente. También hay que tener especial cuidado en zonas urbanas, residenciales, colegios y parques con pinos o cedros, ya que los niños son más vulnerables a los pelos urticantes.

A veces, se pueden dar efectos nocivos cuando las larvas se encuentran enterradas en el suelo en forma de crisálida, por lo que tampoco se recomienda jugar con la tierra en zonas donde es frecuente ver bolsones en los pinos.

Oruga de la procesionaria del pino

La mayor parte de la vida de la procesionaria es en forma de oruga, ya sea dentro de los bolsones bien protegidas, o buscando alimento junto a otros ejemplares de un árbol en otro. Como todas las orugas, se caracterizan por ser muy voraces, lo cual supone un gran problema para los árboles afectados, que a menudo suelen perder la mayor parte de sus hojas. Sin embargo, ocasionan otro problema mucho mayor para los humanos, y es que estos insectos presentan pelos urticantes en su cuerpo.

A partir del tercer estadio larvario, las orugas de la procesionaria disponen de unos pliegues o sacos en el dorso, donde se esconden en agrupaciones una gran cantidad de diminutos pelos urticantes, de un color anaranjado. Además de presentar una fuerte toxicidad, contienen gran cantidad de alérgenos que pueden provocar una reacción alérgica severa.

Daños que provoca la procesionaria del pino

Al contrario que mucha gente piensa, la procesionaria del pino no mata al pino. Al acabar con la mayor parte de las hojas, le ocasiona una gran debilidad que puede favorecer la acción de otras plagas, que finalmente acaben con el pino, pero no la propia procesionaria.

Sin embargo, uno de los mayores problemas que ocasionan estos insectos está relacionado con sus larvas. En el tercer estadio de desarrollo, todo su cuerpo se cubre con una gran cantidad de pelos, los cuales son muy urticantes. Los sacos que los contienen se abren cuando son molestados, lo que supone un gran riesgo para la salud de personas y mascotas que pasean cerca de sus nidos o procesiones, y entran en contacto con los pelos urticantes liberados.

Estos pueden provocar irritación de la piel expuesta al contacto, como cuello, brazos y torso, que puede durar varias semanas, irritación de los ojos o conjuntivitis, problemas respiratorios, y fuertes reacciones alérgicas al contacto con la piel, ojos, labios y mucosas, necesitando asistencia médica de urgencia. Hay varios casos descritos de muertes a consecuencia de estos insectos, especialmente en mascotas.

Los pelos contienen una sustancia llamada histaminoliberadora, la cual hace que todas las personas tengan reacciones al entrar en contacto con los pelos de esta oruga de la procesionaria. Aunque también se han descrito casos clínicos en los que algunos pacientes han desarrollado una verdadera alergia a estos pelos, parecido a lo que ocurre con las alergias a pólenes y alimentos.

Al entrar en contacto los pelos con la piel, el cuerpo libera sustancias químicas que hacen que se inflame y se formen ronchas. La urticaria producida por la procesionaria son ronchas rojizas y a veces pruriginosas en la piel, a consecuencia de una reacción alérgica.

En general, suele desaparecen al cabo de unos días de forma espontánea, pero en ocasiones es necesario medicamentos para controlar la inflación, en especial cuando se ven afectadas las vías respiratorias y se presenta dificultad al respirar, por lo que se debe acudir al médico rápidamente.

Como eliminar o controlar la procesionaria del pino

En la actualidad existen diferentes métodos para controlar la plaga de la procesionaria del pino, como fitosanitarios químicos y trampas. No todos los métodos son igual de efectivos ni se pueden utilizar en cualquier momento, lo más importante es saber en qué momento del ciclo biológico se encuentra el insecto y seleccionar el método más adecuado.

Hay que tener en cuenta que hay 3 fases con hábitos y características muy diferentes, las orugas o larvas se encuentran muy bien protegidas dentro de bolsones en lo alto de los árboles, pero en ocasiones bajan al suelo a alimentarse. Por el contrario, las crisálidas están escondidas bajo tierra y no saldrán hasta completar su transformación. Y las mariposas vuelan de árbol en árbol poniendo huevos para completar su ciclo de vida.

Otro aspecto a tener en cuenta antes de realizar un tratamiento es estudiar la zona donde se va a aplicar, como colegios, urbanizaciones, bosques, parcelas y la especie de pino, debido a que algunos métodos pueden poner en riesgo la salud de las personas más que otros.

Tratamientos químicos contra la procesionaria del pino

Uno de los tratamientos fitosanitarios más utilizados son las inyecciones a baja presión en el árbol afectado. Se trata de un insecticida que se inyecta en los vasos vasculares del tronco para que se distribuya por todo el árbol, entre mediados de octubre y finales de diciembre, cuando las orugas están dentro de los bolsones. Este tratamiento es respetuoso con el medio ambiente, seguro para las personas y mascotas, además de localizado. Pero solo es recomendado para grupos pequeños de árboles.

Tratamientos biológicos contra la procesionaria del pino

Aunque para algunos animales, como los seres humanos puede ocasionar un problema para la salud acercarse a estos insectos, para otros es todo un manjar. Hay aves insectívoras que se alimentan de forma naturales de la procesionaria. Si se colocan cajas nido cerca de los pinos se puede favorecer la presencia de este tipo de aves, que se darán un festín manteniendo a raya las poblaciones.

Sin embargo, el tratamiento más utilizado es con ayuda de Bacillus thuriengiensis. Se trata de una bacteria que parasita a las orugas de procesionaria ocasionándoles la muerte al ingerirla, pero es inocuo para el medio ambiente. Se debe fumigar todas las ramas del pino con esta bacteria, a partir de septiembre. Es muy utilizado en lugares públicos, como colegios o parques, puesto que no afecta a la salud de las personas.

Trampas para la procesionaria del pino.

Una de las trampas más utilizadas son las anillas de tronco para la procesionaria. Se colocan entre enero y marzo alrededor del tronco del pino, así cuando descienden las orugas hacia el suelo por el tronco, se introducen en las anillas y no pueden salir.

Otra trampa muy utilizada son las feromonas sexuales. Consiste en colocar colgando entre las ramas de los pinos, una trampa especial con feromonas sexuales femeninas, desde el mes de junio hasta septiembre. Estas feromonas atraen a los machos y en lugar de aparearse quedan atrapados, lo que conlleva que se reduzcan las poblaciones. Es un buen método para pinos aislados o para monitorear y evaluar el nivel de plaga que habrá en la siguiente temporada, para tomar medidas al respecto.

Trampas caseras para la procesionaria del pino

Uno de los métodos caseros más utilizados para el control de la procesionaria, consiste en rajar los bolsones de los pinos con la llegada del invierno, de esta forma las orugas quedan expuestas a las bajas temperaturas y mueren heladas.

Para llevar a cabo este método se debe proteger todo el cuerpo, ya que los bolsones contienen muchos pelos urticantes, que pueden entrar en contacto con la piel y vías respiratorias, ocasionando grabes problemas para la salud.

Otro método es eliminar los bolsones de los pinos afectados en los meses de invierno, para ello hay que tomar las debidas precauciones, puesto que en su interior se encuentra un enjambre de orugas con multitud de pelos urticantes, los cuales pueden ocasionar una reacción alérgica grave.

Otro método que se suele utilizar consiste en realizar un embudo con plástico duro, el cual se coloca alrededor del tronco del pino, y un recipiente en su extremo con agua. Cuando en primavera descienden del árbol para enterrarse en el suelo, las orugas chocan con el plástico y se deslizan hasta el recipiente con agua, al quedar atrapadas mueren ahogadas.

Algunos jabones tienen propiedades insecticidas que ayudan a controlar distintas plagas. El jabón potásico, como Vegex Fox, es muy útil para el control de la procesionaria del pino y muy fácil de utilizar. Solo hay que lavar el pino, utilizando alguno de estos jabones y agua, las orugas de procesionaria morirán al ingerir las hojas del pino junto al jabón. No deja residuos y ni es peligroso para los humanos o mascotas.

Depredadores naturales de la procesionaria del pino

Con la llegada de la primavera, las orugas descienden de los árboles para enterrarse y completar su última fase de metamorfosis. Las orugas se alimentan de las acículas del pino debilitándole y dejándole expuesto a enfermedades, pero el mayor problema lo producen los pelos urticantes de las orugas, llegando a producir fuertes reacciones alérgicas.

Pues bien, lo que para unos es un gran problema para otros supone el alimento perfecto, lo cual ayuda a reducir considerablemente la plaga de la procesionaria del pino.

Desde el punto de vista medioambiental, es muy importante fomentar la presencia de sus enemigos naturales, ya que estos no tienen efectos secundarios nocivos para la salud, como los insecticidas químicos.

Para cada fase del desarrollo hay distintos depredadores. Las hormigas, avispas y chicharras suelen comerse los huevos, mientras que el lirón careto y el murciélago, prefieren alimentarse de las mariposas.

Pero sin lugar a duda, las aves insectívoras son los mayores depredadores de insectos, y algunos suelen atrapar hasta las orugas de procesionaria. El Carbonero común (Parus major), el Herrerillo (Cyanites caeruleus) y el Cuco (Cuculus canorus) atrapan las orugas mientras se alimentan de las hojas del pino, e incluso abren los bolsones donde se encuentran escondidos. El Crialo (Clamator glandarius) es otra ave depredadora, y se caracteriza por expulsar los pelos urticantes después de comerse la oruga. El Mirlo (Turdus merula) rastrea el suelo para localizar las orugas que se han enterrado y se encuentran ocultas en forma de crisálida. Y la Abubilla (Upupa epops) golpea la oruga varias veces antes de devorarla para eliminar los pelos urticantes.

A estos se les unen otros depredadores más silenciosos capaces de controlar una plaga de forma natural, virus, bacterias y hongos, como los del género Cordiceps. Las esporas de estos quedan atrapadas entre los pelos cuando bajan al suelo, cuando se entierran se desarrollan debido a la humedad, alimentándose de los tejidos de la crisálida y ocasionándoles la muerte.

¿La procesionaria del pino pica?

La oruga de la procesionaria no pica ni muerde, pero si desprende los pelos urticantes que tiene a lo largo de su cuerpo. Estos pueden ocasionar una fuerte reacción alérgica en las zonas que han entrado en contacto con los pelos como piel, cara, brazos, piernas.

Algunos síntomas que se pueden observar son inflamación, irritación y ronchas en la piel, acompañadas de picor. Estos síntomas se pueden tratar con cremas con corticoides y antihistamínicos, pero en ocasiones los síntomas pueden agravarse, presentándose problemas respiratorios, por lo que se recomienda mantenerse alejado de las orugas de la procesionaria, y en caso de entrar en contacto acudir a un médico, lo antes posible.

Cómo saber si la oruga de la procesionaria del pino ha estado en contacto con mi perro

Cuando el frio va desapareciendo y empieza el buen tiempo, es el momento de mayor peligro para las mascotas, las orugas bajan de los árboles para completar su metamorfosis y convertirse en polillas, y para eso necesitan enterrarse. Aunque representa problemas de salud para los humanos, para los animales domésticos son mucho peores.

Cada oruga puede llegar a tener hasta 500.000 pelos urticantes o tricomas, estos se desprenden con gran facilidad, lo que hace que se pueda entrar en contacto con ellos tanto por contacto directo como por aire arrastrados por el viento.

El contacto con estos pelos suele desencadenar reacciones cutáneas locales más o menos fuertes, problemas oculares, bronquiales e incluso anafilaxia severa, tanto en humanos como mascotas.

La curiosidad de las mascotas, como los perros, hace que se sientan atraídos a olisquear a estos insectos, siendo expuestos a multitud de pelos urticantes. Para saber si un perro ha entrado en contacto se debe observar detenidamente. Hay algunos de los signos que pueden ayudar a su diagnóstico, como el comportamiento agitado, nervioso y una respiración acelerada, junto con la agitación de la cabeza intentando rascarse para aliviar la sensación de picor. Además, si se le observa la lengua la tendrá inflamada junto con la cabeza, puede llegar a desarrollar fiebre, y posiblemente le cueste cerrar la boca, jadee a consecuencia del dolor, y produzca una gran cantidad de saliva.

En este caso lo más importante es acudir a un centro veterinario lo antes posible para tratarle con medicación, pero si no es posible, se le puede lavar la boca con agua templada para eliminar los posibles pelos. Las consecuencias pueden ser terribles desde la necrosis de parte de la lengua hasta la muerte por asfixia, si llega la inflamación a la laringe.

Urticaria por exposición a la oruga de la procesionaria del pino

Cuando las orugas bajan en procesión para enterrarse en el suelo, durante la primavera es el momento de mayor peligro, puesto que es más fácil entrar en contacto con las orugas de procesionaria. Se recomienda mantener siempre una distancia prudente con estos insectos, los pelos urticantes llamados tricomas que tienen adheridos al dorso pueden provocar serios problemas para la salud.

Pueden aparecer lesiones cutáneas al entrar en contacto directo o a través del aire con los pelos urticantes que se dispersan, aparecen en todas las zonas expuestas, aunque sea la primera vez que se sufre una exposición, desarrollándose desde unos pocos minutos hasta una hora después de la exposición. Los síntomas son sensación de ardor o escozor, ronchas elevadas y rojas, que suelen duran menos de 24 horas, excepto las lesiones más severas que llegan a durar días y necesitan tratamiento médico.

Para evitar la aparición de urticaria, lo mejor es no pasear por pinares en estas fechas, y si se hace, llevar ropa que cubra la mayor parte del cuerpo posible, especialmente el cuello, piernas y brazos. En caso de contacto se debe lavar la zona con agua lo antes posible, aplicar frio local para bajar los efectos, y acudir al médico.

Tratamiento para la urticaria de la procesionaria del pino

En los meses de primavera es muy frecuente encontrarse con orugas de procesionaria cerca de los pinos y cedros. Lo más recomendable es mantenerse alejado de estos insectos, puesto que si se les molesta pueden desprenden unos pelos urticantes que tienen en el dorso, llamados tricomas. Estos pueden producir desde una irritación de las mucosas, como nariz y ojos, hasta graves reacciones alérgicas, como urticaria, al entrar en contacto directo con las orugas.

No todos los años las plagas son igual de intensas, dependen de las condiciones climatológicas como la sequía o el invierno cálido, que favorecen la aparición de estos insectos.

Una vez que se entra en contacto con los pelos urticantes es importante lavar la zona con agua para eliminar los posibles pelos que se hayan quedado pegados a la piel, y aplicar frio para bajar la inflamación y sensación de picor.

También existen diferentes fármacos para controlar los efectos de la urticaria. Los fármacos de aplicación tópica como los corticoides y los fármacos de administración vía oral como antihistamínicos, ayudan a paliar la sensación de picor, por bloquear la histamina liberada al contacto con los pelos urticantes, y que son los responsables del picor.

Otro tipo de fármacos que se pueden tomar son los antiinflamatorios no esteroideos, estos bloquean la liberación de sustancias prostaglandinas que son las responsables de la inflamación y el picor. Pero siempre se debe acudir a un médico, ya que hay personas que tienen una hipersensibilidad mayor que otras, y pueden necesitar un tratamiento más personalizado.

También te puede interesar

Cómo eliminar el picudo rojo

Tipos de avispas

Pececillos de plata

Remedios contra las cucarachas

Cómo evitar que te piquen los mosquitos