La avispa asiática. Una nueva plaga

Avispa asiática

La avispa asiática, también conocida como Vespa velutina, es originaria del Norte de la India y el sudeste asiático. Se considera como un verdadero peligro para las abejas, por ser uno de sus mayores depredadores, además atacan a otras especies de insectos polinizadores, poniendo en peligro la diversidad de especies y la producción agraria, como la de los árboles frutales.

En Europa, se detectó por primera vez en las proximidades de Burdeos (Francia) en el 2004, se cree que entró a través de un barco de comercio marítimo que procedía de Yunnan (China). Hasta el 2006 no se hizo pública su presencia, y en el 2007 cuando los apicultores denunciaron sus efectos, ya había miles de nidos repartidos por el Sudoeste de Francia.

En el 2010 se constató la presencia de la avispa asiática en el Norte de España, Navarra y Guipúzcoa, desde donde se van extendiendo al resto de comunidades poco a poco, como Galicia y Aragón.

Las condiciones climáticas del sur del continente europeo, al parecer, son muy similares a las que se dan en la zona asiática a la que pertenecen, lo cual hace que se favorezca su proliferación y su dispersión, ocasionando daños devastadores para el ecosistema.

Cómo es la avispa asiática

Las obreras y las reinas se diferencian por su tamaño. Las obreras pueden llegar a medir unos 3 centímetros de longitud, mientras las reinas llegan a alcanzar los 3 centímetros y medio.

El aspecto de ambas es muy parecido al de la avispa común, siendo su principal diferencia su coloración. La avispa común es de menor tamaño y con rayas amarillas y negras a lo largo de su abdomen y con la cabeza negra y amarilla, mientras que la avispa asiática presenta una franja amarilla en la parte final del abdomen, únicamente, el resto del cuerpo (cabeza, tórax y abdomen) es de color negro, y las patas de color marrón oscuro en la zona más próxima al cuerpo del insecto, y de color amarillento en la parte más alejada.

Las obreras se caracterizan por ser grandes depredadores con un apetito muy voraz, se alimentan de otros insectos, como orugas y moscas, pero sienten una mayor atracción por las abejas de la miel, llegando a devorar de 25 a 50 abejas al día. Por ello, ocasionan grandes problemas en el ecosistema y suponen una verdadera amenaza para las abejas europeas, ocasionando grandes pérdidas económicas para el sector agrícola y apícola, lo cual hace que junto con su gran capacidad de dispersión que posee la avispa asiática, estos insectos sean un temible enemigo.

La avispa asiática presenta un aguijón al final del abdomen, el cual les permite defenderse con gran agresividad. Para los humanos no entraña un gran peligro, aunque puede ser peligroso acercarse demasiado a sus nidos, debido al gran número de ejemplares que pueden llegar a formar un único nido.

Ciclo de vida de la avispa asiática

El ciclo de vida comienza cuando en primavera, las reinas fecundadas en el otoño anterior por los machos, salen de sus refugios donde se ocultan durante el verano, como huecos en troncos de árboles o grietas en el suelo, y comienzan a construir un nuevo nido. Cabe señalar que los nidos de años anteriores no son ocupados por nuevas reinas y las obreras no sobreviven de un año para otro.

Las condiciones climáticas, como la temperatura y la disponibilidad de alimento, afectan en el comportamiento de las reinas fundadoras.

Si las condiciones son favorables pueden comenzar a construir su nuevo nido desde febrero, aunque suelen iniciar su actividad más entrada la primavera. Las reinas ponen sus huevos en el nuevo nido, y al comienzo del verano puede aparecer la primera generación de obreras, de menor tamaño que la progenitora. Desde ese momento el nido irá aumentando su tamaño y el número de ejemplares.

A diferencia de las reinas, las obreras no se reproducen únicamente se encargan del cuidado de las nuevas obreras, y de capturar comida.

Las reinas pueden poner huevos sin fecundar, de los cuales emergen obreras, pero necesitan aparearse con machos para producir una nueva generación de reinas. Estas se aparean con los machos, atraídos por las feromonas que ellas mismas producen, en el momento de mayor desarrollo para la colonia, a finales del verano o a comienzos del otoño. Los machos mueren tras el apareamiento, y las hembras, con el nacimiento de la nueva generación de reinas.

Uno de los mayores problemas para su control, es el difícil acceso de sus nidos y los lugares donde los hacen. La mayoría de los nidos que se han encontrado ha sido en árboles, aunque también se han dado casos en edificios, los cuales pueden encontrarse a una altura del suelo de 30 metros, escondidos entre el espeso follaje.

Daños provocados por la avispa asiática a las abejas

Es bien sabido que las avispas son unas excelentes depredadoras, e incluso algunas especies son muy útiles para controlar diferentes plagas. Sin embargo, la avispa asiática es demasiado agresiva, su alimento preferido son las abejas, llegando a acabar con una colmena en poco tiempo, pero también pueden atrapar moscas, mariposas, y otros insectos, en general su alimento se basa en carne y azucares.

Durante el desarrollo de la primera generación de obreras, la reina será la encargada de buscar alimento para las crías, mientras que una vez han alcanzado su madurez las obreras, son las encargadas de buscar el alimento.

Las colmenas de abejas son un lugar fácil donde encontrar alimento, si una o dos avispas encuentran una colmena, las abejas activan sus mecanismos de defensas y pueden hacer frente a la amenaza.

Por el contrario, cuando la colmena es atacada por varios ejemplares, las abejas se vuelven vulnerables llegando a ser irreversibles los daños ocasionados, quedando destruida al cabo de poco tiempo.

La avispa asiática puede estar activa durante todo el año, vuela alrededor de la colmena a una distancia de 30 a 40 cm por delante de la piquera, esperando la llegada de las abejas pecoreadoras, tras recolectar néctar y polen. Las avispas asiáticas atrapan las abejas y las arrastran hasta el suelo donde acaban con ellas, partiéndolas en dos. Forman una pasta elaborada con el tórax, y se la llevan al nido para alimentar a las crías.

La simple presencia de las avispas cerca de la colmena, provoca en las abejas un gran estrés, impidiendo que entren en la colmena por miedo a ser atacadas, lo cual contribuye al despoblamiento de la colmena.

Cuando la colmena se debilita, las avispas entran en su interior, y matan a las abejas adultas, para devoran las larvas y la miel almacenada, ocasionando la completa destrucción de la colmena.

Los nidos de la avispa asiática

A finales de verano o principios del otoño, las reinas abandonan los nidos para aparearse con machos vírgenes de otros avisperos, y así preparar la nueva generación de reinas. Una sola reina puede llegar a poner hasta 500 huevos, de los cuales saldrán las nuevas reinas. Al entrar el otoño, las obreras junto a la reina fundadora del nido mueren, mientras que la nueva prole de reinas sobrevive al invierno ocultas entre la vegetación.

Al llegar la primavera, las reinas comienzan a construir sus nidos en lugares alejados del suelo, como viviendas o ramas de árboles. En sus inicios, el avispero consta de un número reducido de celdillas donde se desarrolla la primera generación de obreras alimentadas por la reina, después las obreras son las que se ocupan de buscar alimento para las siguientes generaciones de obreras, y el nido va aumentado su tamaño. A finales del verano, el avispero puede llegar a pesar varios kilos, y puede estar formado por miles de obreras.

Los nidos suelen ser de difícil acceso, en ramas de grandes árboles a varios metros del suelo y escondidas entre la vegetación, lo cual dificulta el control de estos insectos. La temprana localización de los nidos y su rápida comunicación a las autoridades pertinentes, es crucial para controlar esta plaga de fácil dispersión, y que amenaza la supervivencia de las abejas europeas, las cuales son clave en la polinización de muchas plantas.

Métodos de control

Antes de enfrentarse con una plaga de avispas asiáticas, es muy importante tener en cuenta algunas consideraciones. No se debe enfrentar una única persona contra un avispero, pues puede estar formado por miles de ejemplares. Tampoco se debe aproximarse demasiado sin tomar determinar precauciones, como cubrir todo el cuerpo con un traje especial, y si el avispero está cerca de una vivienda, antes de actuar se deben cerrar las ventanas para evitar que entren en el edificio. Hay empresas especializadas que se dedican a controlar este tipo de plagas, y los métodos más utilizados se muestran a continuación.

  • Trampeo de reinas en primavera. Este método consiste en colocar trampas por diferentes lugares para capturar a las nuevas reinas cuando sales de sus escondites en primavera, tras haber desaparecido las bajas temperaturas del invierno. Cada reina capturada supone un nido menos, es muy selectivo y no daña al medio ambiente, por lo que es muy utilizado en aquellas zonas con avistamientos de avispas.

En cada trampa se coloca un atrayente, como miel o sirope de frutas, que atrae a las avispas en busca de alimento, cuando entran dentro no pueden salir y mueren.

  • Trampeo de obreras en verano y otoño. Está diseñada para que cuando entran las obreras, atraídas por la comida que hay en su interior, no puedan salir. Aunque es poco efectiva, ya que un nido puede estar formado por miles de ejemplares.
  • Trampeo de reinas en otoño. Las avispas reinas abandonan el nido para aparearse con los machos, y dar vida a la siguiente generación de reinas, en este momento la captura de una reina supone la reducción de ejemplares para la siguiente primavera, por lo que puede ayudar a controlar las poblaciones futuras de la zona.
  • Destrucción de los nidos. Es el método más utilizado y de mayor éxito, pues se acaba con todo un nido de estos insectos. El mayor problema es su accesibilidad, y el gran tamaño que pueden llegar a alcanzar, siendo necesario equipos especializados. Por el contrario, si el nido se encuentra en un lugar accesible y es de pequeño tamaño, se puede controlar directamente con un spray insecticida.

Para evitar la introducción de estos insectos en nuevos territorios, es necesario tomar precauciones en el transporte de mercancías, en especial las que proceden de lugares infectados, evitando que pueda colarse alguna futura reina.

Picadura de la avispa asiática

Como la mayoría de los himenópteros, la avispa asiática presenta un aguijón al final del abdomen, que utilizan para defenderse cuando son atacadas. El mayor peligro que presentan estos insectos para los humanos son sus picaduras, en especial en aquellos que presentan reacciones alérgicas frente al veneno de insectos, como avispas y abejas.

Para las personas no alérgicas, la picadura de estos insectos no es muy más peligrosa que la de un simple abejorro. Sin embargo, para las personas alérgicas una sola picadura podría producirles un shock anafiláctico con graves consecuencias. Por ello, lo más recomendable es asistir al médico lo antes posible y descartar posibles consecuencias. Cabe destacar que los niños y las personas mayores pueden ser más vulnerables frente a una picadura, pero en términos generales, estos insectos no entrañan un gran peligro para los humanos.

Tratamiento para la picadura de una avispa asiática

Frente a una picadura de avispa asiática, se aconseja asistir al médico lo antes posible, para descartar posibles consecuencias y complicaciones, en especial si se es alérgico a las avispas u otros insectos con aguijón.

Si se sabe con seguridad que no se es alérgico, la picadura no tiene por qué ser mucho peor que la de otro tipo de avispa, y se puede proceder a su curación en el hogar de manera fácil y sencilla, aunque un médico podrá recetar alguna crema o analgésico para aliviar el dolor y la inflamación.

La zona debe lavarse con agua y jabón, y así eliminar los posibles restos de veneno que hayan quedado sobre la piel.

El agua fría ayuda a bajar la inflamación de la picadura, mientras el agua caliente ayuda a extender el veneno por los tejidos, lo cual hay que tenerlo en cuenta.

Por la misma razón, es aconsejable colocar una compresa fría sobre la picadura, de esta forma se aliviará un poco el dolor y la inflamación de la zona afectada, y mientras la picadura se encuentre inflamada se debe mantener limpia y protegida, para evitar posibles infecciones.

Más sobre las avispas…………….

Hay avispas africanas en España

Por qué pican las avispas

Avispa Europea

Avispa terrestre

Avispa de papel

 

Leave a Reply